Asistencia Virtual

Vivir para teletrabajar o teletrabajar para vivir

 

La modalidad del teletrabajo te genera beneficios increíbles, uno de ellos es gestionar tu propio tiempo y espacio de trabajo.

Sin embargo, en algunas ocasiones influyen factores que hacen que te absorba la rutina poco a poco, hasta llegar al punto en el que parece que solo vives para dedicar todas tus horas diarias a estar frente al ordenador (cosa que debemos evitar).

Existe un mito, que dice que trabajar más cada día contribuye a forjar un mejor futuro profesional y que, aunque no veas al momento los beneficios de trabajar tanto en su momento, verás los frutos en el futuro. Y digo mito porque, aunque eventualmente tener largas jornadas de trabajo puede contribuir a mejorar tus ingresos y profesionalismo; con el tiempo solo contribuye a que desarrolles una fatiga profesional, rindas menos en tus actividades y hasta resientas no poder compartir más con tu familia.

Viéndolo desde ese punto de vista parece que el teletrabajo acaba con tu vida social y más cuando tomas trabajar de manera remota como una adicción ya sea por perfeccionismo, por motivos económicos, etc. Pero hay que ponerle mucho ojo a volvernos adictos al trabajo y estar largas horas sin levantarte de la PC, pues la falta de descanso y el desequilibrio en tus tareas y actividades laborales traen consigo problemas de salud no solo física sino también emocionales. Y esto aplica no solo para el teletrabajo, sino al trabajo como empleado de una empresa o como emprendedor de tu propio negocio sea la naturaleza que sea.

Por eso es muy importante que entiendas que el teletrabajo es una modalidad que te permite trabajar bajo dependencia de una empresa o bajo un modelo de negocio como lo es la asistencia virtual, que te puede ofrecer más libertades sin que esto por supuesto te quite responsabilidades. Trabajar de forma remota supone un cambio de mentalidad, de cómo organizarte y planificarte tú mismo de la mejor forma posible, de comprender que debes equilibrar tu vida social y laboral trabajando en una oficina o despacho desde tu misma casa. De esta forma no vivirás para teletrabajar sino que teletrabajaras para vivir y hacer de esto algo que te apasione, y un negocio rentable y escalable si lo haces por tu cuenta.

¿Cómo fomentar prácticas que hagan del teletrabajo una experiencia satisfactoria?

Comparto algunas claves que nos ayunad a cumplir nuestras tareas con clientes sin dedicar largas horas de trabajo y caer en excesos:

  1. Ahorrar más y trabajar lo necesario, a veces solo queremos generar ingresos sin pensar en las consecuencias, pero también se dice que mientras más ganas, más gastas por esos el dinero a veces no te alcanza. Si en cambio decides fomentar el hábito del ahorro y otras prácticas que te ayuden con tus finanzas, puedes sorprenderte de los resultados.
  2. Escucha tu Cuerpo, pues si ¡tu cuerpo te habla! Ninguna enfermedad se presenta sin previo aviso, sino que poco a poco se va generando en tu interior, debes reconocer las señales de fatiga que te envía tu cuerpo y prestarle más atención. Cuando sientas que debas hacer un STOP de tantas actividades, hazlo.
  3. Reconoce tus limites, alcanzar el triunfo de manera rápida no es la opción más viable, debes reconocer tus limites. De hecho, si te dedicas con entusiasmo, satisfacción y foco en lo que haces no será necesario que vivas para trabajar.

¡Aprovecha al máximo los beneficios del teletrabajo y disfrútalos!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.